calidad-aire-interior
La buena calidad del aire en los edificios es vital para la salud y el bienestar
CALIDAD AIRE INTERIOR

Ojos irritados, estornudos, fatiga, dolor de garganta, dolor de cabeza, tos, alergias, enfermedades respiratorias e incluso cardiopatías. El impacto del aire de mala calidad en nuestros hogares, colegios y espacios de trabajo se ha convertido en una preocupación a escala mundial denominada “síndrome del edificio enfermo”.

LOS RETOS DE LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

La EPA afirma que las personas muy jóvenes, mayores y vulnerables que padecen enfermedades cardiovasculares o respiratorias son especialmente sensibles a la contaminación atmosférica porque pasan más tiempo en lugares cerrados.

El informe de la agencia de datos YouGov and Velux® indica que un adulto normal respira alrededor de 15 000 litros de aire al día y que este aire contiene compuestos orgánicos volátiles (COV). “Los contaminantes del aire en espacios cerrados han aumentado en las últimas décadas debido a factores como el incremento del uso de materiales de construcción sintéticos”, señala la EPA.

El efecto es considerable. Un informe de la iniciativa Buildings 2030 afirma que la exposición al aire interior de mala calidad ha dado lugar al descenso de los niveles de productividad laboral y al aumento del absentismo por enfermedad, así como a una reducción de los períodos de atención en las aulas. Y lo que es más alarmante, la Organización Mundial de la Salud ha publicado cifras que revelan que 3,8 millones de personas mueren al año de forma prematura debido a enfermedades atribuibles a la contaminación del aire doméstico.

Un nuevo informe del World Green Building Council titulado “Doing Right By Planet and People” publicado en abril de 2018 señala: “los trabajadores prefieren y trabajan mejor en lugares con mucha luz natural, aire de buena calidad y acceso a zonas verdes”.

Muchos países, como Alemania, Francia, Italia y Bélgica, están introduciendo reglamentos más estrictos en relación con los COV, mientras que algunos sistemas de calificación de construcción sostenible, como BREEAM, LEED, WELL, DGNB y HQE, están haciendo más hincapié en la calidad del aire en interiores.

El objetivo de Knauf Insulation siempre ha sido contribuir al confort y la salud de los edificios y de sus residentes a través de nuestras soluciones.

En 2009 lanzamos la primera gama de lana de vidrio mineral que incorporaba nuestra tecnología de aglutinante biológico eTechnology.

                                                                                            Logo_Technology.png

Las personas pasamos de media más del 80% de nuestro tiempo en espacios interiores. La industria de la edificación está en constante evolución hacía una construcción más sostenible. 

Uno de los causantes de la mala calidad del aire son los COVs (compuestos orgánicos volátiles), sustancias químicas procedentes de los propios materiales constructivos, causando efectos nocivos en la salud.

Aunque el contenido de COV no está contemplado en ninguna normativa española, existe un marco normativo (UNE 171339) que permite certificar la calidad del aire interior, y realizar un análisis de las sustancias contaminantes del aire.

Certificados Calidad de Aire Interior

SOLUCIONES eTechnology CON CERTIFICACIÓN “SOBRESALIENTE”

Nuestras soluciones eTechnolgy están certificadas con el sello Indoor Air Confort Gold de Eurofins como “material sobresaliente” conforme a la certificación para emisiones de COV y calidad del aire interior. Además, cuentan con la certificación A+ de la Etiqueta Francesa en cuanto a emisiones de COV y cumple programas voluntarios de certificación  de la calidad del aire interior como el programa Blue Angel alemán y el programa M1 finlandés.

ÉXITO eTechnology, EUROFINS Y DGNB

Knauf Insulation fue la primera empresa que consiguió la certificación Indoor Air Comfort Gold de Eurofins para su lana mineral con Etecnology y sin formaldehído añadido.

Ahora, el estándar Eurofins ha sido reconocido por DGNB —el sistema de evaluación de sostenibilidad de los edificios alemán—, la única certificación de este tipo aceptada por este sistema.

Indoor Air Comfort Gold se considera la certificación europea más completa para verificar productos con baja emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV). La certificación de Eurofins combina los criterios más estrictos relativos a las emisiones de COV establecidos en los reglamentos nacionales, un gran número de etiquetas de emisiones de COV de carácter voluntario y requisitos de COV de LEED, WELL, BREEAM, DGNB y HQE.

    En el contexto de construcción de los últimos años, y en gran parte por falta de normativa reguladora, la calidad del aire interior ha pasado completamente desapercibida del proceso constructivo.

    En la actualidad, la eficiencia energética ha ganado peso a la hora de definir un edificio, y a su vez se ha asociado aislamiento y hermeticidad como concepto de perdidas térmicas, aunque la combinación de ambos, sin una buena ventilación puede generar un grave problema de calidad del aire interior.

    Organismos oficiales como la OMS estiman que las personas pasan entre un 75 y un 90% de su tiempo en espacios interiores (trabajo, gimnasio, casa, etc.).

    Las mismas fuentes indican también que el aire de estos espacios interiores está de media entre 2 y 7 veces más contaminado que el aire exterior.

    Se podría definir el SEE (síndrome edificio enfermo) como aquellos síntomas derivados de factores presentes en el ambiente del edificio. La OMS diferencia dos tipos:

    1. los derivados de edificios nuevos y que acaban de desaparecer con el tiempo;
    2. y los que los síntomas persisten en el tiempo.