living-building-challenge
EDIFICACIÓN SALUDABLE
LIVING BUILDING CHALLENGE

Es una filosofía, una herramienta de promoción y un programa de certificación que promueve la medición más avanzada de la sostenibilidad en el entorno construido.

Sello categoría Living Building Challenge

Living Building Challenge es un programa internacional de certificación de edificios sostenibles creado en 2006 por el International Living Future Institute sin fines de lucro.

El Instituto lo describe como una filosofía, una herramienta de promoción y un programa de certificación que promueve la medición más avanzada de la sostenibilidad en el entorno construido. Puede aplicarse al desarrollo en todas las escalas, desde edificios (tanto de construcción nueva como de renovación) a infraestructura, paisajes, vecindarios y comunidades.

LBC apuesta para fomentar y construir edificios con cualidades:

  • Regenerativas que conectan a los ocupantes con la luz, el aire, la comida, la naturaleza y la comunidad.
  • Autosuficiencia: Los edificios vivos producen más energía de la que usan a la vez que recolectan y tratan toda el agua en el sitio.
  • Saludable: Crean un impacto positivo en los sistemas humanos y naturales que interactuan con ellos
Living Building

El Desafío del Edificio Vivo está organizado en siete áreas de rendimiento llamadas Pétalos. Cada pétalo se subdivide en Imperativos, que abordan problemas específicos a través de requisitos detallados.

La certificación se evalúa en base a las 7 categorías:

  1. Sitio,
  2. Agua,
  3. Energía,
  4. Salud,
  5. Materiales
  6. Equidad
  7. Belleza

Si se cumple con los imperativos de todos los pétalos se consigue la certificación Living Building Challenge. Si se cumple con solo algunos de los pétalos, se puede conseguir certificación a nivel de los pétalos individuales y en el caso de cumplir con el pétalo de energía en combinación con algunos imperativos, se puede certificar NZEB.

Living Building Challenge se puede aplicar a cualquier proyecto en el mundo y no está limitada por zonas climáticas.

El Desafío del Edificio Vivo alienta a los equipos a pensar de manera integral para encontrar soluciones que aborden múltiples problemas a la vez. Por ejemplo:

  • Los materiales deben ser no tóxicos y de bajo impacto para satisfacer las demandas del pétalo de materiales;
  • Los proyectos deben integrar la cultura local, los elementos biofílicos y la belleza para fomentar las conexiones comunitarias y naturales.

La certificación de Living Building Challenge requiere un rendimiento real, en lugar de anticipado, demostrado durante doce meses consecutivos.

El programa describe un marco de diseño que promueve el estándar más alto de sostenibilidad para el entorno construido. En lugar de una lista de verificación de las mejores prácticas actuales, el LBC incluye una serie de objetivos de rendimiento que permiten a los equipos de proyectos encontrar soluciones de diseño creativas.

Para poder ser certificado un edificio tiene que cumplir con todos los imperativos asignados a una tipología son obligatorios.

Living Building - Categorías
Living Building Challenge no es solo una certificación, antes de todo es una filosofía. El objetivo del Living Building Challenge es un mundo socialmente justo, culturalmente rico y ecológicamente restaurativo. La certificación está basada en el rendimiento real y no solo en documentación o simulaciones

Emmanuel Pawels de Green Living Projects