Seguridad contra incendios

seguridad-contra-incendios
PROTECCIÓN AL FUEGO
SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS

Los incendios provocan daños importantes en los edificios, el medio ambiente y, aún peor, pérdidas de vidas. Según la asociación Tecnifuego-Aespi, los incendios en viviendas causan entre 130 a 150 personas muertes al año (media anual en la última década) y las principales causas fueron: los aparatos productores de calor (29%), la poca calidad de las instalaciones eléctricas, y los cigarros mal apagados. 

A nivel mundial, se estima que se producen más de 7 millones de incendios que llegan a causar alrededor de 80.000 muertes y unos 800.000 heridos según datos de 2006 de The Center of Fires Statistics of CITF. La mayoría de estos incidentes han sido en edificaciones.

Los gastos económicos que pueden suponer los incendios oscilan alrededor de 1% del PIB en países desarrollados. Con todos estos datos, se entiende que la seguridad contra incendios debe ser parte de cualquier estrategia para proteger a las personas y reducir los riesgos. 

En España, el CTE DB-SI (Seguridad en caso de incendio) tiene por objeto establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas de seguridad en caso de incendio, limitando el riesgo de propagación en el interior y hacia el exterior de los edificios. Este documento no incluye las edificaciones ni zonas de uso industrial donde se aplica el RSCIEI (Reglamento de Seguridad Contra Incendios en los Establecimientos Industriales). 

En cualquier tipo de edificio, los materiales de construcción juegan un papel importante para la prevención de la propagación del fuego. Es fundamental una sectorización al fuego adecuada mediante elementos constructivos bajo las normativas vigentes así como un buen comportamiento frente al fuego de los materiales que se introducen en los edificios. 

Un informe del SRSA (Swedish Rescue Services Agency) advierte que el tiempo medio necesario para que un incendio alcance el "flashover" ha pasado de 15 minutos en 1950 a apenas 3 minutos debido al tipo de materiales que se introducen en los interiores de las viviendas. El "flashover" es el punto crítico en el desarrollo de un incendio, el cual tiene lugar un cambio radical en la deflagración con el consiguiente aumento de temperatura. El tiempo depende de la carga de fuego que existe en el recinto donde se inicia el fuego (materiales de construcción, elementos de decoración...)

El comportamiento ante el fuego de los elementos constructivos depende de dos características predominantes que son medibles como la reacción al fuego del propio material y la resistencia al fuego del sistema en su conjunto. 

proteccion-al-fuego
clasificacion-euroclase-fuego

La reacción al fuego de los materiales de construcción es una de las bases de la protección pasiva contra incendios. El sistema de clasificación europeo según la norma UNE -EN 13501 determina 7 Euroclases principales y 2 complementarias. 

La lana de roca disminuye el riesgo de que se produzca un incendio ya que no aporta ninguna carga combustible. Al ser un material incombustible (A1), limita la posibilidad de que un fuego que se ha producido en un edificio se desarrolle y crezca, ya que no contribuye de ninguna manera a la propagación del humo, claror y llamas en su interior.  De la misma manera, esta cualidad evita que el fuego se extienda a través de la fachadas, a otros edificios cercanos o a otros recintos del su interior, a través de las los huecos de fachada.