News

Las altas temperaturas del verano y cómo los edificios deben vencer al calor
TEMPERATURAS EXTREMAS
Por Susanna Farnes en Junio 19, 2019

2018 fue el cuarto año más caluroso antes registrado con Francia, Alemania y Suiza experimentando los años más calurosos de su historia

La forma en la que los edificios de alto consumo contribuyen a las emisiones globales y su capacidad de hacer frente a las elevadas temperaturas del verano se están convirtiendo en temas cada vez más vitales para un mundo que cada vez más experimenta períodos de cambios extremos en el clima y que necesita evaluar el impacto a largo plazo del cambio climático.

2018 fue el cuarto año más caluroso antes registrado con Francia, Alemania y Suiza experimentando los años más calurosos de su historia. El año pasado 430 estaciones meteorológicas de todo el mundo registraron máximos históricos. El 2019 comenzó para Australia experimentando el enero más caluroso de su historia, con temperaturas de 49.5ºC que causaron sequías, incendios forestales y hospitalizaciones.

El clima, emisiones y edificios

Estas dramáticas temperaturas inevitablemente tienen un impacto significativo en el uso de la energía y en las emisiones de los edificios, según la Agencia Internacional de la Energía.

Las condiciones climáticas en 2018 fueron responsables del aumento de la demanda mundial de energía en una quinta parte. Las temperaturas medias de invierno y verano en algunas regiones se acercaron o superaron registros históricos…Las temperaturas de verano, significativamente más altas, aumentaron la demanda de aire acondicionado
Recalca la agencia

La demanda global de energía se disparó un 2.3% en 2018 (el doble de la tasa media de crecimiento en 2010) y las emisiones de CO2 aumentaron un 1,7%. “El sector de la edificación representó el 28% de las emisiones anuales, dos tercios del uso de la electricidad en rápido crecimiento", dice la AIE.

En algunas partes del mundo la imagen es más deprimente. Por ejemplo, los edificios son responsables del 36% de las emisiones y del 40% del consumo energético en Europa.

Reducción del carbono con eficiencia energética

Entonces, ¿qué hacemos al respecto?

En primer lugar, tenemos que demostrar a los responsables políticos que, al hacer que nuestros edificios sean más eficientes energéticamente, podemos reducir el uso y las emisiones mundiales de energía. En segundo lugar, necesitamos edificios más resistentes que realmente ofrezcan estas reducciones en un entorno que está experimentando cambios más rápidos y significativos.

Sîan Hughes, nuestro Director de Asuntos Exteriores, dijo:”En Knauf Insulation hemos hecho campaña durante mucho tiempo para poner los edificios de uso de energía casi nulos (NZEB) en el centro de las agendas políticas y hemos pedido constantemente iniciativas ambiciosas de renovación de edificios, que sirvan para ahorrar energía y frenar las emisiones que cambian el clima”.

"En Europa, se ha asumido el compromiso de descarbonizar el parque de viviendas para 2050, respaldado por medidas legislativas como la Directiva sobre el rendimiento energético de los edificios (The Energy performance of buildings directive-EPBD), que exige que los edificios nuevos sean de energía casi nula. En esta línea, reclama políticas de renovación más ambiciosas a los países miembros.

¿Te imaginas el impacto que podría tener esta acción legislativa cuando en dos tercios del mundo no tienen políticas en materia de eficiencia energética?

En palabras de Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE, "las políticas de eficiencia adecuadas podrían permitir que el mundo lograse recortar el 40% de emisiones necesarias para alcanzar sus objetivos climáticos sin nuevas tecnologías”.

Hacer que los edificios sean resistentes a un clima más cálido.

Por supuesto, las políticas en materia de eficiencia energética para edificios no sirven de nada si no se garantiza que los edificios ahorren en energía y reduzcan las emisiones de carbono prometidas.

En Knauf Insulation trabajamos para que estas promesas sean una realidad. Ayudamos a los instaladores a aplicar nuestras soluciones de la manera más eficaz posible a través de nuestros Experience Centers, construimos edificios con el objetivo de mejorar aún más en nuestra investigación y desarrollo y estudiamos nuevas formas de hacer que los edificios sean más resistentes, examinando el impacto de los materiales, del diseño y de la construcción que puedan reducir dramáticamente el rendimiento del edificio. Un área de interés  es el papel positivo que un tejido energéticamente eficiente puede desempeñar en la gestión del sobrecalentamiento en verano y de la reducción de la necesidad de refrigeración mecánica.

Tenemos que aceptar que el clima está cambiando a un ritmo más rápido de lo que hemos visto antes y un alto porcentaje de edificios ya se están sobrecalentando en verano, especialmente en las ciudades con una rápida expansión
Ross Holleron, Jefe de Investigación de Edificios de Knauf Energy Solutions

El impacto devastador del sobrecalentamiento de los edificios

"Cada vez más se están construyendo o reacondicionando casas, oficinas o edificios públicos para retener la energía térmica en invierno. Sin embargo, se está prestando poca atención a cómo se comportan estos mismos edificios durante los períodos de verano más calurosos. Sin el uso inteligente de la masa térmica, el sombreado y las estrategias de ventilación nocturna, estas construcciones pueden sufrir sobrecalentamiento. Los impactos negativos no deseados pueden ir desde enfermedades relacionadas con el calor hasta el coste económico de la pérdida de productividad".

Para abordar estos problemas, nuestros investigadores están explorando la adopción de un nuevo enfoque en los sistemas para el diseño de edificios que podrían evitar estos resultados negativos. Por ejemplo, estamos analizando el impacto del comportamiento humano, cómo los edificios interactúan con su entorno y cómo se puede mejorar la envolvente de un edificio para funcionar mejor.

"Nuestros edificios no están al día con un clima y unos datos demográficos que cambian rápidamente, por lo que tenemos que hacerlos más adaptables y resistentes", afirma Ross. "Para ello debemos examinar la interacción entre todos los diferentes aspectos de un edificio, desde el diseño y las especificaciones hasta la construcción y la operación para maximizar su valor futuro. Es un trabajo vital que se está volviendo cada vez más importante a medida que la industria de la construcción se enfrenta a desafíos cada vez más complejos".