Normativa de Eficiencia Energética

Procedimiento básico de certificación energética de edificios de nueva construcción

En 19 de Mayo de 2010, el Parlamento Europeo y del Consejo aprueba la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios.

Esta Directiva está articulada en torno a los siguientes seis elementos principales:
•    Una metodología común de cálculo del rendimiento energético integrado de los edificios.
•    La aplicación de requisitos mínimos a la eficiencia energética, de los edificios nuevos o de nuevas unidades del edificio, de edificios existentes cuando sean objeto de reformas importantes, de elementos de construcción que formen parte de la envolvente y tengan repercusiones sobre la eficiencia energética y de instalaciones técnicas de edificios cuando estas se substituyan o mejoren.
•    Los planes nacionales destinados a aumentar el número de edificios de consumo de energía casi nulo.
•    La certificación energética de los edificios o de unidades del edificio
•    La inspección periódica de las instalaciones de calefacción y aire acondicionado de edificios.
•    Los sistemas de control independiente de los certificados de eficiencia energética y de los informes de inspección.

Etiqueta certificación energética

En el ámbito español esta directiva fue trasladada el 5 de abril de 2013, aprobándose el RD 235/2013 por el que se aprueba el procedimiento básico de certificación de la eficiencia energética de los edificios.

En este contexto, se establecieron los requisitos mínimos de eficiencia energética que deben cumplir los edificios nuevos y los que se rehabiliten. El denominado Documento Básico de Ahorro de Energía. Limitación de la demanda energética, del Código Técnico de la Edificación (CTE DB-HE 1), fue publicado el 26 de junio de 2013, conforme a la Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, modificándose el Real Decreto 314/2006 de 17 de marzo de 2006 vigente hasta este momento.

En abril de 2013 se aprobó el Real Decreto RD 235/2013, Procedimiento básico de certificación de la eficiencia energética de edificios, substituyendo al vigente hasta este momento Real Decreto 47/2007  de 19 de enero.

Este procedimiento incluye la calificación de eficiencia energética que se debe asignar al edificio, expresada mediante una escala de siete letras y siete colores, que va desde la A (edificio más eficiente) a la G (edificio menos eficiente).

El Real Decreto 238/2013 de 5 de abril de 2013, aprobó el nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) , concreta mayores exigencias respecto al vigente hasta este momento RD 1027/2007 específicamente: 

•    Mayor Rendimiento Energético en los equipos de generación de calor y frío, así como los destinados al movimiento y transporte de fluidos.
•    Mejor aislamiento en los equipos y conducciones de los fluidos térmicos.
•    Mejor regulación y control para mantener las condiciones de diseño previstas en los locales climatizados.
•    Utilización de energías renovables disponibles, en especial la energía solar y la biomasa.
•    Incorporación de subsistemas de recuperación de energía y el aprovechamiento de energías residuales.
•    Sistemas obligatorios de contabilización de consumos en el caso de instalaciones colectivas.
•    Desaparición gradual de combustibles sólidos más contaminantes.
•    Desaparición gradual de equipos generadores menos eficientes.
•    Establecimiento de unos requisitos en relación con la eficiencia energética general, la instalación correcta y el dimensionamiento, control y ajuste de las instalaciones térmicas.
•    Inspecciones periódicas en las instalaciones.

Según el Procedimiento básico de certificación energética, la certificación energética es de obligado cumplimiento para:

•   Edificios de nueva construcción.
•   Edificios o partes de edificios  existentes que se alquilen o se vendan a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor.
•   Edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior al 250 m2 y que sean frecuentados  habitualmente por el público.